La protección de las marcas se obtiene mediante el registro, y en algunos países, también a través de su utilización. Aún cuando las marcas puedan protegerse a través de su uso, es recomendable registrarlas presentando la solicitud apropiada en la oficina nacional de marcas (algunas oficinas de marcas disponen de mecanismos de solicitud de registro en línea).