Hoy día la digitalización es absolutamente necesaria ya que toda la información se aloja de forma digital Cualquier ámbito empresarial se nutre de los datos que se almacenan en los servidores y la información que recopilan las compañías pueden ser de gran interés para los objetivos comerciales que se tengan.   Por eso, entender la importancia del análisis de información empresarial implica reconocer que no solamente se necesitan de los datos para mejorar el rendimiento, sino que llegó un punto el que se hacen necesarios para que tu negocio se mantenga en pie.   ¿Y Para qué sirve el análisis de datos en empresas?   Gestionar los clientes. Es fundamental que puedas brindarles una atención única y personalizada. A través de un conocimiento profundo de la base de datos, sabrás cómo interactúan con tu marca y entenderás qué cosas les parecen bien y cuáles podrías mejorar. Es decir, vas a poder decidir para que tengan una mejor experiencia, que se traducirá en mayores ingresos.   Planificar estratégicamente. y Si bien es cierto que tendrás que tomar decisiones de forma inesperada, lo lógico sería que tengas trazado un plan que contemple las estadísticas actuales de tu empresa. De esa manera, tendrás un crecimiento sostenido en función de los objetivos que tú mismo estipules. Organización de datos. No importa si una empresa es grande o pequeña: la información que deben manejar a veces suele ser demencial, ya que todos los días se generan actualizaciones sobre las ventas, los clientes o los proveedores, por ejemplo. Por eso, si la información no se encuentra bien organizada y estructurada, es probable que padezcas más de un dolor de cabeza. En cambio, al analizarla de forma rigurosa y metódica, estarás haciendo una depuración que te servirá para ordenar tus prioridades y distinguir lo principal de lo secundario. Monitoreo constante. Así, vas a poder preparar informes que te demuestren cuál ha sido el crecimiento con respecto a los meses anteriores, de forma tal que puedas mejorar los planes de acción siguientes. Big Data en la actualidad La Big Data implica un enorme conjunto de datos que serán de gran ayuda para identificar cuáles son los patrones habituales con los que te manejas. Esto implica, por supuesto, tanto a los positivos como los negativos, ya que toda empresa tiene partes de ambos.   Pues bien, teniendo en cuenta que los clientes conocen a la empresa a través de la web (lugar en el que también compran) lo primero sería medir los ingresos de los navegantes en la tienda e-commerce. Entonces, el especialista puede observar, por ejemplo, que la mayoría de los usuarios abandonan la página desde un primer momento. Al entrar, se da cuenta de que el sitio tarda mucho en cargar. Por eso, concluye en que hace falta una limpieza y optimización. Sin embargo, las pocas personas que continuaron en el proceso de compras abandonan la web antes de llegar al carrito. Al tener el registro histórico de los datos, se puede percibir que, unos días antes, existió un aumento bastante importante de los precios. Es decir, los usuarios, al navegar y descubrir las ofertas, se alejaron porque no estaban dispuestos a pagar ese dinero. Entonces, propondrá distintas soluciones para mitigar estos problemas. Por ejemplo, la implementación de distintas promociones de los productos más vendidos (según el historial), una modificación en la usabilidad de la web e incluso la identificación de cuál es el cliente promedio al que debería apuntar para mejorar las ventas. Dicho de otra manera, el análisis de datos en una empresa es algo absolutamente necesario en la actualidad. Si tienes un problema, te ayudará a resolverlos. Si quieres mejorar, vas a poder planificar de cara al futuro. Si todo marcha bien, tampoco deberías prescindir de él: te hará monitorizar tu día a día para evitar problemas y aprovechar tu buen impulso. ¡Utiliza los datos a favor de tu negocio!